jueves, 22 de septiembre de 2011

El Ego de Roberto Etxeberria

Hacer colecciones de hombre es complicado.

Complicado porque tienen mucha menor expectación mediática, raras son las veces que se hacen buenos editoriales de ropa masculina, y es menor el consumo por parte del usuario.

Lo bueno de esto, es que la especialización a nivel creativo es positiva. Es completamente distinto hacer ropa femenina que masculina, a nivel patronaje no tiene nada que ver, ni a nivel composición. En ocasiones, en las colecciones mixtas dan la sensación que se han centrado en la colección femenina y han sacado a Jon Kortajarena (en el mejor de los casos) para que haga bonito en el desfile, sin sincronía y sin sentido.


Por eso, es siempre agradable ver colecciones masculinas completas. De hecho, el ganador del Ego de esta temporada, por segundo año consecutivo, ha sido el diseñador de complementos y ropa masculina,  Roberto Etxeberria.

El Ego, ese gran desconocido, nos deja siempre cosas buenas. Los diseñadores noveles, son los que más arriesgan en pasarela, tanto a la hora de subir modelos como en los diseños. Una apuesta que suele salir bien. La pasarela no es un muestrario de ropa, es creación.

Roberto es bueno, no solo porque atesora mas galardones que la mayoría, en los últimos cuatro años ha conseguido cinco de ellos, sino porque es arriesgado y le sale bien. En las colecciones no se olvida de los trajes masculinos y en esta última hay un gran protagonismo de los pitillos por dejajo de la rodilla.


Os voy a contar un secreto: ¡hay trajes masculinos más allá de Cortefiel!. Si para trabajar necesitas traje no te tienes que disfrazar de señor mayor. Para muestra un abrigo:





2 comentarios:

olieteworldblog.com dijo...

Estoy COMPLETAMENTE de acuerdo contigo. Todo lo que dices es verdad y no hay nada fuera de lugar. Yo que hago un blog exclusivamente masculino veo las dificultades que hay en esta parte del sector.

Muack!
Nacho

Maika Perez dijo...

Gracias Nacho, la moda masculina lo tiene más complicado, es bueno que haya blogs como el tuyo.