lunes, 17 de octubre de 2011

Excmo. Señor Don Jorge Vazquez

Hoy os voy a contar un cuento.

Erase una vez un rey que fue desterrado de su reino. Un rey sin nombre, sin reino y sin las cumbres de dirigentes en Ifema. Un rey tan grande, que una vez desterrado lo llamaron del gran reino de Loewe, en lo que fue un cortísimo mandato. Un rey tan grande que le siguieron una legión de súbditos, entre los que me incluyo, hasta su nuevo país: JV para Jorge Vazquez.


Lo seguimos porque ante las dificultades, apostó por conceder en audiencia en su atelier, con un trato personalizado a todos los subditos que se le acercan. Trata a las novias del reino con un mimo y gusto exquisito. Tiene además una tarea diaria excepcional, pret a porter la llaman. Una labor que hace con absoluta maestría y un gusto soberbio.

Este cuento no puede más que acabar bien. En toda celebración donde haya perdices, uno de sus vestidos.

  ¡Grande Jorge! 


Fotos: Colección o/i 2011-2012  www.jvporjorgevazquez.es/

4 comentarios:

Maca dijo...

Me encanta el primer vestido increible la verdad

Marta dijo...

He estado ojeando y tiene vestidos preciosos. Me ha gustado especialmente uno blanco de encaje.

Un saludo

In fashion with you

olieteworldblog.com dijo...

Unos vestidos maravillosos y dignos de un cuento como el tuyo!

Un abrazo,
Nacho

Maika Perez dijo...

Maca, Marta, vestidos preciosos de verdad.
Nacho, a veces las cosas solo se pueden decir a través de cuentos ;)