miércoles, 12 de octubre de 2011

La importancia de llamarse Marilyn

Esta blogsfera nuestra está que echa humo. El motivo: el 50º aniversario de "Desayuno con diamantes".

He aguantado estoicamente el bombardeo de fotos de bloggers comiendo napolitanas en Thyffanys, juro que no he puesto ningún comentario sobre lo que me parece que todo el año usen bisutería del H&M.

He tragado también el aluvión de fotos con vestidos negros cortos, LBD le llaman en esta profusión de anglicismos a los que nos tienen acostumbrados. Juro que no les he dicho que el vestido de la citada escena no es un LBD, sino que es un vestido de noche largo de satén, y que tampoco es un Chanel sino que es un Givenchy.

La verdad es que me quejo es exceso porque en el fondo me encantan. Sueño con ver algún día algún blogger, napolitana en mano, delante de la joyería. De lo que me quejo realmente es de la importancia que le damos en la blogsfera a la figura de Audrey, sobretodo en la citada película.

No hay blog que no tenga su foto, que no la tenga como paradigma de la elegancia y  glamour (por cierto alguno de estos blogs es de lo mejor de nuestro mundo virtual). No es que opine lo contrario, sino que no me parece que Audrey haya significado tanto en el mundo de la moda. No ha aportado nada que merezca resaltar, el LBD no se le puede adjudicar, posteriores generaciones no se han inspirado en ella, los artistas no la han utilizado de musa, no hay una editorial basada en ella que merezca la pena resaltar. Nada de nada.

Solamente ha sido una chica bellísima, con una fotogenia increible, películas míticas, vestidos de ensueño. Nada más.

Todo lo contrario que Norma Jean. Denostada ú olvidada en la blogsfera, cuando no hay un ícono post-Marilyn que no se haya inspirado en ella.  Todavía hoy tenemos millones de editos y campañas de publicidad basadas en ella. Estilistas, perdón, diseñadores milaneses que hacen colecciones enteras con su foto.  Importante a nivel político. Musa de Warhol. Casada con un intelectual.



¿Podeis dejar de mirar la foto?

El momento en el que canta por su cumpleaños a JFK, sin ropa interior debajo de ese vestido de cristales, debería aparecer en los libros de historia.

Quizás sea que me gusta lo políticamente incorrecto, que me gustan las personas con matices, la gente que flirtea entre el bien y el mal. Quizás sea por llevar la corriente a la blogsfera entera. Yo prefiero a Marilyn.

4 comentarios:

Marta dijo...

¿En serio has leído por ahí que el vestido negro de Desayuno con diamantes es de Chanel? Ay, qué inculta es la gente... y lo peor es que van de guays.

Saludos!

In fashion with you

Castigo de Dior dijo...

Muy de acuerdo con todo!
Sinceramente, el favor que ella le hizo a la moda fue obligar por contrato en todas sus películas ser vestida por su intimo amigo Givenchy (aunque muchas no pillen q los diseños son de èl), pero al menos ha valido para "ilustrar" o deleitar a muchos con los diseños de este creador.

(Yo tb prefiero a Marilyn)

XXX

Maika Perez dijo...

Se escucha de todo Marta, por desgracia.

No esperaba menos de tí Castigo, sabía que eras Maryliana.

calamarin dijo...

Haces muy bien en llevar la contraria a blogsfera... yo no puedo elegir a una de las dos ya que ambas me parecen maravillosas.