lunes, 14 de noviembre de 2011

La ciudad de los rascacielos

     No, no me refiero a NY, la cuidad con más rascacielos por habitante del mundo es Benidorm. No están lejos los tiempos en los que mirábamos la estética de la ciudad con cierto desprecio, nos parecía que las moles que se levantaban sobre el océano eran crímenes estéticos.

     Como siempre la bofetada del tiempo es imparable. Realmente lo que se levantaba sobre el océano no eran moles, eran rascacielos maravillosos. No conozco arquitecto cuyo sueño no sea construir uno, todo el potencial artístico y técnico se vomita diseñándolos. Además, está demostrado que las ciudades medioambientalmente sostenibles se construyen en vertical, tanto para el ahorro en transportes como para la minimización de la superficie construida.

     Benidorm, en este sentido, es pionera y promotora de un nuevo tipo de arquitectura. Si los que antiguamente construían catedrales ahora construyen rascacielos, el futuro turismo cultural será esta cuidad. Tiempo al tiempo.

     Estoy muy contenta porque el Premio de Arquitectura Española 2011 ha recaído en Benidorm, concretamente en el Paseo Marítimo de la la Playa de Poniente, de los arquitectos Caros Ferrater i Lambarru y Xavier Martí y Gal. En contra de todos los paseos rectos, han ideado un paseo de formas sinuosas, que recuerdan a las olas del mar, con espacios prácticos ideados para la sombra y lo más importante: color, mucho color. Una suave transcición entre el medio natural y el asfalto. Una maravilla, una genialidad. No solo la moda está en la ropa.




     Para visitar esta obra, abstenerse la chanclas, ni los logos. Para visitarla se necesita un toque blanco, como el hormigón que se utiliza,  y de color. No hay que pensar tanto en tendencias como en el sitio que visitamos, no entiendo muchas fotos que salen en los blogs: eso de fotografiarse en el monte y con tacones no lo concibo,  tampoco lo de fotografiarse en paredes de ladrillo, estética puramente londinense copioteada sin éxito por los blog españoles, la moda y la arquitectura están muy unidas, aprovecharlo. ¡Fotografiaros en el paseo de Benidorm, por dios!

     Es increíble como diferentes corrientes artísticas, con diferentes fuentes de inspiración, al final se parezcan. La moda no es tendencia, es parte de la vida y se encuentra en todas partes. Fijaros en la colección de David Delfín PV 2012, ¿no os recuerda al paseo?





4 comentarios:

yolanda dijo...

Precioso el paseo de Benidorm, Este año iré a verlo. Hace años que no paso por allí. LA comparación con la colección de David Delfin genial . Un saludo

Virginia dijo...

me encanta ese paseo, es un amor lo q tengo con él, abrir la ventana y ver sus olas, sin palabras
besos
Misstesorcillos

Maika Perez dijo...

Yolanda, merece la pena.

Virginia, abrir una ventana sobre el mar, muero!

Nuevo Clasicismo dijo...

tengo la teoría de que cuando los arquitectos contemporáneos dejan el ego a un lado y se ponen al servicio de hacer algo que la gente realmente agradezca, terminan tomando a gaudí como referencia. El genio catalán fue uno de los arquitectos mas racionalistas que ha habido pero jamás olvidó qe la arquitectura no es solo funcionalidad, es también arte y como tal, ha de embaucar al espectador. lo digo porque este paseo nos remite a la plaza ondulada del park güell.