miércoles, 4 de enero de 2012

La guerra de sucesión en Dior

     Jamás, en ningún trabajo, he visto algo semejante a lo que tienen que soportar Gaytten y Venegas. Estar sentado en una silla leyendo, día si y día también, nombres para sustituirte, saber que tus jefes están negociando con otras personas, tener el peso de la genialidad de tu antecesor sobre tu espalda y llevar así cerca de un año debe ser, cuanto mínimo, perjudicial para el desarrollo de tu trabajo. Éticamente debería haberse producido un despido ó una ratificación pública de la continuidad de estas personas. 

     Después del disgusto inicial hay que ser conscientes que tuvieron que coger las riendas de la casa tan solo dos meses antes del desfile de alta costura de Dior. Si tenemos en cuenta que, para las colecciones de pret a porter se comienza la siguiente colección incluso antes de que se haya presentado la actual, tenemos dos opciones: que las prendas que vimos provenían en la mayor parte de John ó que hicieron un esfuerzo bajo presión sobrehumano para presentar algo en tan poco tiempo.

     Sea como fuere el proceso no tiene marcha atrás y los nombres para la sucesión están encima de la mesa. Parece que el último rumor apuntaba a Raf  Simons pero me niego a creer que pueda ser alguien que no sea Haider Ackermann. Este hombre, de aspecto bohemio y talento desbordante, es el único que puede darle una vuelta a la casa. Paradójicamente fue el propio Raf quien le convenció para presentar su primera colección. Las razones por las que me decanto por el no son tan solo estéticas:

  • La casa necesita alguien que sea un repulsivo para las ventas, alguien que seguro venda mucho. Ackerman, con un respaldo brutal de crítica  y aplaudido hasta la saciedad, solamente necesita el “nombre”, el “logo”, la “marca” para conseguirlo.  Es una apuesta segura.

  • La tendencia no es coger a un diseñador estrella, la tendencia es que el diseñador se haga estrella en la casa. Sale más rentable contratarles y en caso de despido fulgurante no salpica tanta sangre. Imposible veo que contraten a Marc, Elbaz, Nicolas o Stefano. Excesivamente consagrados.
  • Una parte importante del trabajo es el marketing. Desde que ha sonado su nombre es el que mejor ha manejado a la prensa, tanto en sus respuestas como en sus  pretendidas omisiones. Posa, concede entrevistas, se hace ver de un modo humilde, responde preguntas absurdas sobre su adopción sin inmutarse.  Lo hace bien ó esta bien asesorado.

  • Karl Lagerfeld le señaló como su sucesor en una entrevista. Karl puede ser muchas cosas, la mayoría buenas, pero no se le puede negar un gran olfato.

  • Aunque la tendencia sea la vuelta al minimalismo la alta costura no es “pret a porter”, necesita algo más que un buen patrón, necesita mucha imaginación y diferenciarse del resto. Raf lo haría bien en el pret a porter pero no lo tengo claro en alta costura. Ackerman se acerca mejor al concepto.

  • Los diseñadores americanos tuvieron su momento, que no es este, las hermanas no me encajan.

  • Y el último punto y más importante: es el mejor.

Foto: Vogue

4 comentarios:

ANDYTOP dijo...

Chica, no se puede decir más claro¡¡¡¡

Maika Perez dijo...

Andy, es una opinión personal, lo tengo claro.

Gracias al anónimo que me ha avisado de una errata. Corregida.

Lynn dijo...

No sé a quien pondrán como sustituto de Galliano, desde luego no es una decisión fácil. Pero sí tengo claro que lo que tenga que ser que sea ya, lo contrario no favorece en nada a la casa Dior.

Bss.
http://melancora.blogspot.com

Maika Perez dijo...

Tienes toda la razón Lynn, perjudica mucho a la marca