martes, 7 de febrero de 2012

Historia de un collar

Siempre he ido por la vida con la filosofía de un joven marchante de arte sin blanca; apostando por los artistas nóveles. Esto se traduce en que me gustan los jóvenes diseñadores, quizás porque es la mejor manera de pagar poco por lo que luego costará mucho ó porque tengo especial simpatía por la gente que se lía la manta y arriesga.

El caso es que hace unos 13 años, en esa época que tenía poca cabeza y menos dinero, se me ocurrió comprar un collar de eslabones. Me dijeron que lo habían hecho unos chicos que habían estudiado Bellas Artes y que habían empezado hacía poco, entre que la historia me conquisto y que es muy fácil gastar el dinero ajeno me lo compré. Años después me preguntaban; ¿es de uno de 50?, no respondía yo, es de Locking Shocking.

Hete ahí que estaba yo tan contenta con mi collar cuando, en 2003, me pongo a ver un programa de corazón (que todavía existe), un programa que en aquella época era una de las pocas oportunidades de ver pequeñas entrevistas con Yves y trozos de desfiles, cuando veo que les habían entregado el premio L´oreal a la mejor colección joven en Cibeles. Me enteré entonces que habían dado el salto a la moda, un paso demasiado arriesgado pensé, no van a llegar a nada.

Les iba siguiendo la pista, cada entrevista en televisión, cada aparición en prensa eran obligadas para mi, eran los que habían echo mi collar, como si les conociese desde siempre. Para mi sorpresa y teniendo que tragarme mis prejuicios iniciales la moda que hacían era excelente. Un año más tarde llegaría el premio Marie Claire y un sin fin de colaboraciones.

Guardé el collar como oro en paño, nunca sentí que se había pasado de moda, hasta que en 2005 me perdieron mi maleta en un avión con el collar dentro, nunca más lo recuperé, mi precioso collar de eslabones.

Casualidades de la vida, fui a visitar el MUSAC  y me encontré a los jóvenes diseñadores de mi collar a un palmo, metidos en unas vitrinas y encadenados (como mi collar). Me pareció un proyecto muy distinto, no había visto ningún diseñador español que apostase de esa forma por el arte.
Un par de años después me enteré con pena que estando en lo más alto se habían separado. Hay cosas que es mejor no preguntar pero supongo que influyeron las ganas de los recientes socios en tener rápida rentabilidad. Es el fin, pensé.

Como siempre me equivocaba, la chica de la pareja se estableció en solitario en el 2008, ese mismo año volvió a ganar el premio L´oreal: Ana Locking.

Esa persona que pensaba que no iba a llegar a nada ahora es un referente, un pura sangre en esa manada que es Cibeles. Pienso que debería haber ganado el premio de Cibeles el pasado Septiembre, con una colección brillante. Ahora acaba de presentar su propuesta otoño-invierno 2012-13, la abertura de una cápsula del tiempo que rememora recuerdos pasados, una propuesta con coherencia, no renuncia a ser ella misma sin repetirse en exceso (los dos problemas de los cibeleros). Esta última colección también merecedora del mencionado premio, no solo por la colección sino por ser una superviviente de este mundo tan duro.

ana

La historia del collar es la mía propia, incluso la de Ana, por eso cuando dice que comenzará fuerte la intercionalización tiemblo, no sea que acabe por irse y con las casualidades que me unen a ella me trasladen a mi también al extranjero. Quizás acabemos algún día, en algún país, encontrando mi collar.

9 comentarios:

ANDYTOP dijo...

encontrarás ese collar, en un país lejano cuando estés de paseo con Ana y un servidor.........ya lo verás.
Me encanta.

Sonia Martínez dijo...

Qué historia tan emocionante (aunque la parte en la que pierdes el collar no me gusta, me imagino que ahora no facturarás nada de valor sentimental).

Hay que comprar más a los jóvenes diseñadores!
1 beso
Soni

Arantza Saez de Lafuente dijo...

Una historia muy interesante!
Qué pena tu collar...
Como emprendedora que soy, me gusta apoyar a los diseñadores/as valientes que se lanzan con tanta ilusión al salvaje mundo de la industria de la moda...
Me ha encantado esta entrada, gracias por compartirlo ;)
Un abrazo

Celia Valverde dijo...

Yo también estoy en esa etapa de apostar por piezas de jóvenes diseñadores españoles no sólo comprando sino incluso haciendo "trueques" jajaja...ya no solo por si algún día se revaloriza, si no por compartir con alguien el gusto y la pasión por el oficio :)

Pd:Yo, como tu, también estoy harta de blogs de moda que se atreven a hacer criticas sin sentido sobre desfiles....

JsN dijo...

Gracias por pasar por mi blog.
Saludos.

Lynn dijo...

Me ha gustado mucho la historia del collar a pesra de que me ha dado mucha pena que lo perdieras. Apenas he seguido la trayectoria de Ana Locking pero me alegra saber que los jóvenes con talento también tienen un hueco.

Bss.
http://melancora.blogspot.com

Maika Perez dijo...

Andy, tenemos que montar algo.

Sonia, el problema es que en el equipaje de mano llevo demasiadas cosas!

Arantza, en estos tiempos eres una valiente y un ejemplo para el resto.

Celia, algún día explicaré porqué estoy harta de blogs de moda, no de todos ojo. Un beso.

JsN, gracias a ti.

Lynn, es una trayectoria que merece la pena seguir. Un saludo.

Mad Enkar dijo...

Qué historia tan peculiar y romántica!!! Me encanta!! y cuanta casualidad,...!
Besikossss

diana iglesias dijo...

Me enganchan todas tus entradas! y me encanta como escribes
un beso