miércoles, 18 de junio de 2014

Imprimiendo moda


Las impresoras 3D crean objetos con volumen a partir de un prototipo diseñado por ordenador. Se diseña un objeto y este se imprime, más bien se imprime algún material líquido sobre sí mismo creando objetos. El uso de esta tecnología se ha multiplicado, se pueden imprimir desde prótesis hasta casas.

En moda las posibilidades son infinitas. Puede ser una gran revolución porque por primera vez se puede diseñar como en alta costura, las prendas se pueden adaptar al cuerpo y no al revés. Se podría diseñar con las medidas exactas o escaneando el propio cuerpo para que pueda imprimir el diseño perfecto.

El año pasado Dita Von Teese estrenó el primer vestido impreso en 3D, para ello se utilizó polvo de nylon pero las futuras posibilidades son infinitas. El traje que tan solo pesaba 5 kilos debería entrar en la historia del diseño.
Dita-Von-Teese-in-Michael-Schmidt-by-Albert-Sanchez

Hace unos meses se creó la impresora textil OpenKnit que puede fabricar cualquier prenda a medida.


Bienvenido al futuro.